Charla con Jaime Gómez – Podcast “Nota del Autor”

Hoy estuve charlando con Jaime Gómez Castañeda para su podcast, la “Nota del Autor”, sobre la vida y la poesía. Además, leí unos cuantos poemas. Una muy grata experiencia!

Os dejo los enlaces a su blog, ivoox y Spotify.

¡Muchas gracias a Jaime por esta increíble conexión transoceánica!

ejercicios de tiro

la vida la hacen ciertas
tardes en las que ocurren
los hechos más improbables.
en aquélla, se acercaba
el silencio desde muy pronto,
cada vez más incisivo
hasta la orilla,
arrastrando los últimos
vestigios de una enfermedad
transparente. lo que nos
esperaba, no por increíble
era menos sabido,
y todos se ponían de acuerdo
en destacar el desastre.
lo único que me calmaría
en un futuro próximo sería
avanzar veinte años o retroceder
diez, tan de golpe que la sangre
que en otro tiempo pretendiese
desbordarse no alcanzara
a inundar mi juventud.
ahora es reconfortante
disparar contra una pared
desgastada, saber que no me dio
para pasar hambre,
que no podré poner
de mi bolsillo la velocidad
y la hora exacta,
y para cuando lo que no puede ocurrir
me cambie estaré despierto,
guardando en la garganta
el miedo y su fuente.

una vida sin consecuencias

si pudiera hacerte llegar
un mensaje no lo haría. tu obsesión
por la belleza de las palabras
excede al ímpetu que dedicas
a comprenderlas. que no me hizo
falta tu auxilio de bar de abajo
y despedidas apuradas salvo
para enterrar tus virtudes,
a saber, una lista de buenos
ratos y situaciones que nunca
se dieron. de tu agenda
arranqué hasta mi apellido,
pero seguías ignorándolo.
cuando sea el momento,
decías, tendrás que admitirlo;
si fuese por mí, todo sería como antes
y tú no te habrías enterado.

fábula del escorpión y la cabra

a lo mejor, el truco
estaba en esperar
sin desmerecer la espera.
sabiendo desde el principio
que tendremos
que querernos
lo que dura una vida
entera,
tendrían que habernos
enseñado
a valorar por igual
los momentos
de pelea
y los ratos de divertimento.
tendrían que habernos
dicho, sin rodeos,
que todo lo que venía
iba muy en serio.

a lo mejor, sin más,
el truco estaba
en admitir que nos amamos
como espejos.

como siempre

ante todo, por ahora,
quiero que estés
tranquila (aunque
no sea el más indicado
para afirmártelo)
y que te fijes
en una cosa: la vida,
tantas veces
impasible y lejana,
nos va poniendo
en los lugares
necesarios
y las puertas, ya
no tanto por inercia,
se acaban abriendo.

y desde este último
umbral, yo quisiera
poder verlo todo
a la primera,
y tú quisieras
aun más tiempo
después de esa
primera vez, y ambos
transitamos torpes
por esa parte de la historia
que está lejos
alargando cada día
más los brazos,
reclamando
lo que, por derecho,
siempre hemos creído
nuestro, dando
cada vez más por sentado
que amamos
lo que tenemos
-y no tenemos
intención
de estropearlo-.

arte poética

quise hacer un libro de sonetos
y me salió un folleto de mentiras:
unas piadosas, otras sibilinas,
pues no me importa el grado cuando miento.

quise hacer del verso mi tormento
y, a la vez, con maestra alevosía,
arrojarlo a lo alto de una pira
y desarraigarme del dolor del fuego.

y cuántas veces la llama se aviva
brindándome su calor pasajero
de yunques livianos, de flor cautiva.

y cuánto, cuánto amo yo esa calima
que me abrasa la yema de los dedos
y prende los cimientos de mi vida.