metástasis

la mañana estalla
de gente, ahí fuera.
procuro mantener
las persianas bajadas,
que este sol de justicia
ilumine la estancia
con la fuerza de una vieja
candela, con la sana
intención de morir
a mi lado envuelto
en graznidos, entre
decisiones largas.
no quiero que las cosas
vuelvan a ser iguales.
pienso en la vida
como lo mínimo
trascendente antes
del último golpe.

el principio es una sombra
que arde.

reflexión después de otro gran martes

esta mañana
me entretuve poniendo
en orden algunas
cosas que habías dejado
de por medio

mientras pensaba
que, si fueras igual
que yo, nuestro mundo
sería un fiasco.

que buscamos algo semejante
es una mentira:

qué hay de bello
en el objeto ocupando su lugar.
cómo sé si no
es su sitio,
si no me lo desdices
cada vez.

fragilidad del peso

difícil es pasar desapercibido
cuando el mundo está pendiente
de ello. el anonimato, como
un animal herido,
se convierte con los años en lo contrario
al propio deseo de evasión.
escondido en el poco tiempo que me quede
para desdeñar el orden
seré mi único testigo, al fin
me llevaré la porción
más suculenta
de este acuerdo vitalicio:
para crecer pierdo,
para vivir duermo,
para existir escribo;
lo demás es aquel leve brillo en lo alto
del cielo que, hace no tanto,
soñábamos alcanzar.

quién quiere un pasado

no pudimos elegir lugar
más lejano para encontrarnos
o quizá sí,
seguros de que había
que perseguir nuestra idea hasta
que se detuviese
ante el último reflejo.
dejé mis tardes
de Gold Coast y Cash Converters
como viejas pertenencias
en una carretera secundaria poco
transitada ahora -salvo por un fantasma-,
buscando cambiar mi crédito
por un poco de incienso
y el repentino destello
de las noches tempranas.

vino el amor,
como sale la chavalería por la puerta
del colegio, y lo advertí
sin esfuerzo ni motivo,
porque el nuestro se parece
a ese aguacero de agosto
en Nápoles, al rayo que detuvo
mi paraguas, a la llave de un diminuto
apartamento en el centro
de Málaga cuando aprieta el calor,
a un mediodía festivo en cualquier
ciudad del mapa

y no
al de los demás, al común,
al mortal, ese que sólo mira hacia adentro
y no deja en el futuro ese poso
de aviones y vísperas.

I Convocatoria “Regala Poesía por Navidad” — Un cuaderno en blanco

Este año, debido a las circunstancias y a la extraña situación en la que nos encontramos, la Navidad va a ser algo distinta a la de años pasados. Por eso, Marc J. Mellado y yo querido organizar esta I Convocatoria “Regala Poesía por Navidad” con el fin de acercar la poesía a todos los hogares […]

I Convocatoria “Regala Poesía por Navidad” — Un cuaderno en blanco

Este año, debido a las circunstancias y a la extraña situación en la que nos encontramos, la Navidad va a ser algo distinta a la de años pasados.

Por eso, Antonio J. Ramírez Pedrosa y yo hemos querido organizar esta I Convocatoria “Regala Poesía por Navidad” con el fin de acercar la poesía a todos los hogares durante estas próximas fechas.

La idea es crear una colección de poemas, de cualquier temática, que se distribuirá de forma digital en plataformas con Google Play Books, Lektu y otras plataformas donde se nos permita alojar la antología.

Para participar, solo tendrías que enviarnos tus obras de acuerdo a las bases que presentamos a continuación:

  • Podrá participar en esta antología cualquier persona sin importar su edad, nacionalidad. Las obras deberán presentarse en castellano, aunque también se aceptan obras en euskera, galego o català acompañadas de su traducción al castellano.
  • Las obras no tienen por qué ser necesariamente inéditas. Podrás presentar cualquiera de tus poemas. La única condición es que el participante debe ser el autor y contar con los derechos de propiedad intelectual sobre dichos poemas. Cada participante puede presentar un máximo de 3 poemas.
  • El plazo de presentación será desde el 15 de noviembre de 2020 hasta el 6 de diciembre de 2020.
  • Los participantes conservan en todo momento los derechos de autoría y explotación de sus obras. Sin embargo, la participación en esta edición conlleva la aceptación de que serán publicadas en esta colección.
  • Agradecemos que los poemas se presenten en formato word para facilitar la tarea de edición de la colección final.
  • Los trabajos deberán presentarse por correo electrónico a la dirección regalapoesiapornavidad@gmail.com bajo el sistema de plica. Así, uno de los documentos tendrá el trabajo a entregar donde se indicará el pseudónimo, y en otro documento deberían entregarse los datos personales del autor.
  • La recepción de obras, así como la maquetación y edición del trabajo final, la realizarán Marc J. Mellado y Antonio Jesús Ramírez Pedrosa.

Así, “Regala Poesía por Navidad” será una antología poética formada por una selección de poemas seleccionados de entre los que manden los participantes.

Será ofrecida totalmente gratis en las plataformas que nos lo permitan. En principio, Google Play y Lektu.

La participación a este certamen supone la aceptación completa de las bases.

De acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que los datos personales facilitados serán tratados con la finalidad de participar en el certamen, así como informar, por correo electrónico u ordinario, de los resultados y publicación de la obra, salvo indicación en contrario al solicitar la participación. Los organizadores de este certamen podrán hacer públicas las obras presentadas, con indicación del nombre de su autor. Para el ejercicio de sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición deberá dirigirse a la dirección de correo electrónico regalapoesiapornavidad@gmail.com.

(texto: Antonio Jesús Ramírez Pedrosa)

esta tarde la dedico a escribir

primero ha sido la llamada
de la aseguradora: no entra,
no cubre, no pagan, la próxima vez
revise la letra pequeña. al rato,
el café: me he quemado media mano
a la italiana. hoy no habrá
conciliación, ni aperitivo, ni cobros
del erte sin complicaciones, ni finales
de película para noviembre,
ni las cosas claras; por no haber
no hay ni ibuprofeno,
ni arroz, ni sal, ni tomate
frito. las ojeras
de ayer son hoy una fatiga incurable.
una de las perras ha dejado de oír, la otra
empieza a mear sangre; y luego
al trabajo, lo mejor, porque de qué
te quejas, pensará alguien; y yo sólo pienso
inocentemente en nosotros, en todo lo que me va a quitar
la tarde… aquello que siempre soy:
lo que escribo, de vez
en cuando, mientras
te espero y ya anochece.